Testimonio de Dolores Hernández

Qué significa para mí ser “hija de la Asunción”

«¿Qué significa ser hija de la Asunción?», es una de las preguntas que nos hizo el P. Sergio Osorio durante la celebración del pasado 15 de agosto, en la Comunidad Educativa de Querétaro.  Por cierto, fue una celebración muy emotiva, sencilla y cercana.  

Desde hace 7 años soy parte del personal docente de la Institución, en la sección de secundaria. Y pareciera que una pregunta cómo la anterior, no cabe en el trabajo o incluso en una labor

docente cualquiera. No estoy en ninguno de los casos anteriores. De ningún modo es presunción, ¡Es don y gracia! Por eso llegué a ésta comunidad Asunción, por el don del amor de mi padre Dios y la gracia de su Espíritu, que, en medio de mi historia, con sus muchas limitaciones, «hace todo nuevo». 

Por más de 30 años mi espíritu se fue engendrando en la Espiritualidad de la Cruz con los Misioneros del Espíritu Santo: el acompañamiento, la vida comunitaria, fue arraigando en mi persona el grito ¡Jesús salvador de los hombres, sálvalos! 

Sin embargo, un día llega una respuesta- invitación de Dios, a lo que había buscado durante estos años. En la Asunción, «di a luz a mi espíritu». Sí, ¡soy hija de la Asunción! Y por gracia, renuevo hoy, por segundo año, mi compromiso como hija de la Asunción, agradecida, feliz y sólo con el profundo deseo de corresponder al amor que tan generosamente he recibido por medio de las Religiosas de la Asunción y de toda la comunidad. 

¡Vivir siempre en Adoración y ensanchar el corazón hasta que sea verdaderamente universal! puede ser una pequeña expresión de lo voy entendiendo de ésta herencia. María Eugenia y Teresa Emmanuel están vivas en rostros concretos de religiosas, laicos, compañeros de trabajo y adolescentes, que van acompañando mi camino, y que hoy están grabados en mi interior con mucho gozo. 

¡Mirándolo es como se aprende a amar! y sólo el desprendimiento gozoso me lleva a mantener la mirada en las cosas del cielo y los pies muy puestos en la tierra, al modo de María, nuestra madre y modelo.

María Dolores Hernández Zúñiga
Coordinadora de Pastoral – Secundaria
Instituto Asunción de Querétaro
15 de agosto de 2019