Mensaje de nuestra superiora general el del día de la Asunción

Fiesta de la Asunción
15 de agosto de 1019

Muy queridas hermanas y amigos:

¡Deseo a todos una feliz Fiesta de la Asunción de nuestra Señora! En la Asunción de María, celebramos la fe más grande, la plenitud de la vida y del amor, la victoria de la libertad, libertad del pecado y de todas sus consecuencias, libertad que nos conduce de la muerte eterna a la vida eterna. El Señor realizó maravillas en y a través

de la vida y de los sacrificios de María, nuestra Madre. El constante SÍ de María a la voluntad de Dios fue realmente un camino de sufrimiento, que ella supo embellecer como expresión de su fe perfecta y manifestación de su profundo amor. María era

una chica sencilla de pueblo que se hizo grande haciendo cosas ordinarias de manera extraordinaria.

También a nosotros se nos invita hoy a hacer las cosas ordinarias y cotidianas de la vida con mayor amor y a convertir nuestra vida en una extraordinaria presencia del amor infinito de Dios en la Iglesia y en el mundo de hoy.

En India, el 15 de agosto, celebramos también el Día de la Independencia, la victoria de la libertad y de la paz — shalom-. Grandes personas como Mahatma Gandhi se atrevieron a pensar de manera diferente. Pudieron desechar las viejas ideas fosilizadas y los planes de acción viciados de un sistema político corrupto. Él creó un nuevo camino de sabiduría compasiva y una revolución no violenta que llevó a la nación a la victoria y la libertad. El mundo de hoy necesita grandes lideres como Mahatma Gandhi, personas con visión y compasión. ¡Feliz Día de la Independencia a todas mis hermanas y hermanos indios!

Al celebrar la fiesta de la Asunción, ésta es mi oración por todos nosotros: Que nuestras celebraciones llenen nuestro espíritu de optimismo y de energía positiva por la experiencia de las intervenciones de Dios en nuestras historias personales, comunitarias y familiares, tanto en los momentos buenos como en los malos, en los momentos de luz como en los de oscuridad, en los momentos de paz y en los de confusión, en los momentos de alegría y en los de desilusión. En línea con las orientaciones del Capítulo General 2018, que sintamos la fiesta de la Asunción de este año como un desafío para tener la valentía y la fuerza de embarcarnos en la aventura de un camino de determinación y confianza que explore nuestras periferias personales, las periferias de la comunidad o de la familia, así como las periferias de nuestra misión. Que María nuestra Madre, en el Cielo, pero caminando todavía con nosotros en la tierra, sea fuente de inspiración y esperanza en nuestra vida y misión diarias.

¡Para todos, mi deseo de una celebración de la Fiesta de la Asunción llena de gracia!
Muy unida en el amor y la misión,

Hna Rekha Chennattu, RA Superiora general