Category

Acontecimientos recientes

Los últimos acontecimientos

Testimonio de Dolores Hernández

By Acontecimientos recientes

Qué significa para mí ser “hija de la Asunción”

«¿Qué significa ser hija de la Asunción?», es una de las preguntas que nos hizo el P. Sergio Osorio durante la celebración del pasado 15 de agosto, en la Comunidad Educativa de Querétaro.  Por cierto, fue una celebración muy emotiva, sencilla y cercana.  

Desde hace 7 años soy parte del personal docente de la Institución, en la sección de secundaria. Y pareciera que una pregunta cómo la anterior, no cabe en el trabajo o incluso en una labor

docente cualquiera. No estoy en ninguno de los casos anteriores. De ningún modo es presunción, ¡Es don y gracia! Por eso llegué a ésta comunidad Asunción, por el don del amor de mi padre Dios y la gracia de su Espíritu, que, en medio de mi historia, con sus muchas limitaciones, «hace todo nuevo». 

Por más de 30 años mi espíritu se fue engendrando en la Espiritualidad de la Cruz con los Misioneros del Espíritu Santo: el acompañamiento, la vida comunitaria, fue arraigando en mi persona el grito ¡Jesús salvador de los hombres, sálvalos! 

Sin embargo, un día llega una respuesta- invitación de Dios, a lo que había buscado durante estos años. En la Asunción, «di a luz a mi espíritu». Sí, ¡soy hija de la Asunción! Y por gracia, renuevo hoy, por segundo año, mi compromiso como hija de la Asunción, agradecida, feliz y sólo con el profundo deseo de corresponder al amor que tan generosamente he recibido por medio de las Religiosas de la Asunción y de toda la comunidad. 

¡Vivir siempre en Adoración y ensanchar el corazón hasta que sea verdaderamente universal! puede ser una pequeña expresión de lo voy entendiendo de ésta herencia. María Eugenia y Teresa Emmanuel están vivas en rostros concretos de religiosas, laicos, compañeros de trabajo y adolescentes, que van acompañando mi camino, y que hoy están grabados en mi interior con mucho gozo. 

¡Mirándolo es como se aprende a amar! y sólo el desprendimiento gozoso me lleva a mantener la mirada en las cosas del cielo y los pies muy puestos en la tierra, al modo de María, nuestra madre y modelo.

María Dolores Hernández Zúñiga
Coordinadora de Pastoral – Secundaria
Instituto Asunción de Querétaro
15 de agosto de 2019

Día de la Asunción 2019

By Acontecimientos recientes

Para conmemorar el día de la Asunción de María se celebró en la capilla del convento la sagrada misa. Asistieron las religiosas, maestros, catequistas, alumnos de CCH, ex alumnos, padres de familia y personal de la escuela.

Como siempre nos iluminó la amena homilía del Padre Daniel Stevens

Le dimos la bienvenida de regreso a la Hna. Carmen López

Al final de la misa…

… no podía faltar la tradicional «Torta de la Asunción»

Celebración de los 90 años de vida fecunda de Arantzazú

By Acontecimientos recientes

El 17 de junio nuestra hermana Arantzazú, española misionera en México cumplió 90 años de vida fecunda.

Con mucho cariño, este fin de semana en Querétaro las hermanas celebramos con ella.

El 17 de junio nuestra hermana Arantzazú, española misionera en México cumplió 90 años de vida fecunda.

Con mucho cariño, este fin de semana en Querétaro las hermanas celebramos con ella.

Video

Celebración de Corpus Christi en Águilas

By Acontecimientos recientes

La fiesta de Corpus Christi (El Cuerpo de Cristo) se celebra en la Iglesia Latina el Jueves siguiente al Domingo de Trinidad para conmemorar solemnemente la institución de la Sagrada Eucaristía.

Terminando la celebración de la Santa Misa en nuestra escuela de Aguilas, CDMX, se llevó a cabo la procesión en la que bajo palio se llevó el Santísimo a la Capilla de la Luz, acompañando al Padre alumnos de secundaria.

Los niños de primaria que en las semanas pasados hicieron su Primera Comunión, iban poniendo una alfombra pétalos al paso del Sacerdote llevando la Custodia.

Al final de la procesión se repartieron los panes que estaban en canastas a los integrantes de la comunidad de la escuela: Religiosas, maestros, alumnos, intendencia, catequistas y padres de familia –haciendo referencia al Evangelio de Lucas de la Misa de este día (Lc 9, 11-17)

Ventanas al mundo, una experiencia transformadora liderada por los alumnos de Asunción-Querétaro

By Acontecimientos recientes

Ventanas al Mundo es una propuesta que busca combinar el aprendizaje escolar del nivel secundaria, con la atención a una necesidad concreta y sentida por parte de los adolescentes en cuestión de convivencia escolar cotidiana, con el fin de tener un impacto de cambio a través del servicio a la comunidad.

Con esta propuesta b buscamos fortalecer algunos aspectos de la Educación Asunción :

  • amar nuestro tiempo,
  • justicia, paz, integridad de la creación y solidaridad,
  • formación del carácter de nuestros alumnos,
  • desarrollo un pensamiento crítico y capacidad de expresarlo,
  • compromiso con su entorno y la transformación de la sociedad.

El proyecto también permite que los alumnos puedan asomarse a distintas realidades y situaciones globales para aterrizarlas en el contexto local.

Una estrategia importante del proyecto es el “Simulacro de la ONU” : los temas elegidos se basan en algunos de los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible.

Se organizaron 9 comités en total, con los temas siguientes (en español) :

  • Inclusión entre los jóvenes
  • Igualdad entre los géneros y empoderamiento de las mujeres y las niñas
  • Sociedades justas, pacíficas e inclusivas
  • Acoso y ciberacoso
  • Participación infantil y juvenil para erradicar la violencia

Y en inglés :

  • Inclusion among the youth
  • Harassment and cyberbullying
  • Just, peaceful and inclusive societies
  • Children and youth participation to erradicate violence

Estos temas reflejan también a las problemáticas con que se enfrentan en el día a día en su relación con el entorno y con los demás.

El proyecto integró diferentes metodologías de estudio como análisis diagnóstico, planeación, investigación, debates, resoluciones, fomentando el trabajo en equipo y la perspectiva de servicio a la comunidad.

Proceso

1ª etapa : análisis diagnóstico : un grupo de alumnos voluntarios participaron activamente en la identificación de las problemáticas de la convivencia escolar por medio de observación y encuestas. Posteriormente se hicieron 3 grupos de enfoque para precisar las problemáticas.

2ª etapa  : los alumnos de Secundaria realizaron investigaciones acerca de las problemáticas seleccionadas, vinculándolas con las diferentes materias (español, inglés, tutoría, cívismo y ética)

3ª etapa : se realizó el Simulacro de la ONU, sensibilizando a las problemáticas a debatir con testimonios (inauguración), dando lugar a los debates de los comités y al diseño de propuestas que dieran respuesta a las problemáticas identificadas en el diagnóstico a través del Simulacro de la ONU – Ventanas al Mundo. Esta etapa se realizó gracias a la participación eficaz de los moderadores de los debates, que eran alumnos entrenados para ello.

4ª etapa : aplicación de conclusiones y propuestas obtenidas en el intercambio y los debates del Simulacro de la ONU – Ventanas al Mundo.

5ª etapa : presentación a la comunidad educativa de las evidencias obtenidas durante la ejecución del proyecto y las resoluciones a poner en práctica.

Estas son las tres resoluciones a las que se llegó :

  • Crear una aplicación/plataforma abierta al diálogo entre alumnos, profesores y padres de familia con la finalidad de externar de manera anónima situaciones que vayan en contra de la paz, la justicia o la inclusión
  • Incrementar el número de clases de SOE (Desarrollo Socio-emocional) para un reforzamiento de ideas y emociones.
  • Actividades que integren estudiantes de varias generaciones, por ejemplo : campamentos con actividades SOE (Desarrollo Socio-emocional), equipos de deporte donde todos los estudiantes participen, trabajo social donde todos los estudiantes colaboren.

Hna. Carmen López-Miranda r.a.
Secundaria del Instituto Asunción de Querétaro

Renovación del compromiso de Camino de Vida

By Acontecimientos recientes

El sábado 9 de junio, durante la celebración de la vigilia de Pentecostés, en la Capilla de la Luz, dos de las integrantes de la comunidad de Asuncion juntos renovaron su compromiso de Camino de Vida que consiste en vivir conforme a las enseñanzas de Santa María Eugenia. Nos sentimos orgullosas, ellas y de las otras personas que también han tomado esta opción.

Experiencia misionera de Irene Ponce Romero, postulante de las Religiosas del Asunción

By Acontecimientos recientes

 “Amar es el secreto de toda alegría, porque amar es darse”

“Camina con los ojos fijos en un ideal que haga tu vida fecunda y generosa”

 (Santa María Eugenia)

Vivir una experiencia de “misiones” fue un gran regalo y oportunidad que Dios me brindó de poder compartir la vida y fortalecer mi fe a través de las vivencias en la comunidad de San Ildefonso, Querétaro. 

No podría describir en líneas toda la riqueza espiritual y apostólica que obtuve de estas misiones, pero si puedo rescatar lo que me ha marcado de la experiencia de darme a estas personas anunciando el mensaje de Jesús en un tiempo importante para la iglesia como lo es semana santa. 

El primer reto que encontré es poder adaptarte a las circunstancias, conocer la realidad de la comunidad y tomar decisiones respecto a lo que se va presentando: lograr que el evangelio se encarne desde su cultura, forma de pensar y de vivir. 

La admiración fue un elemento dominante, porque todo lo que percibí  me pareció una expresión real del amor a Dios y un testimonio vivo y arraigado desde Jesús: admirar la calidez y cercanía de las personas, la naturaleza,  el sentido de disponibilidad y apertura al mensaje evangélico; admirada por el valor que tiene la fe en la vida de las familias y cómo disfrutan sus experiencias de todos los días con lo que poseen y comparten.

Vivir la misión en la NOPALERA, me permitió descubrir una realidad tan diferente a la mía, un mundo marcado por la pobreza y desigualdad social por su origen indígena, pero una fuerza impresionante de fe y comunidad que sostiene la estructura de este pueblo de Dios. 

Estar durante una semana en casa de una familia del pueblo (Maru, esposo e hijas) me ayudó a descubrir a la familia como núcleo de la nopalera y las relaciones entre padres e hijos con mucho valor afectivo y de respeto. Ellos abrieron las puertas de su hogar para recibirnos y hospedarnos por unos días, pero además abrieron su corazón para compartir desde lo más simple la gran riqueza que tienen de poder superar los problemas y de arraigar su fe como una verdadera familia. 

El sentido misionero de Maru, la catequista de la comunidad, me dejo sorprendida e interpelada  porque su entrega y entusiasmo, su disponibilidad durante estos días y su alegría, me hacían preguntarme: Irene ¿tú qué haces por misionar de esa manera? Sin duda, su testimonio me dejo sin palabras y eso me motivó a entregarme y salir con toda la actitud de darme a los demás. 

El trabajo en equipo me pareció otro elemento fundamental: estar en coordinación con Jerry, Lucy y Maru, fue un gran aporte a este aprendizaje misionero. Descubrir que cada uno aportó algo al equipo y que con nuestras cualidades y dones, podemos hacer grandes cosas por el reino, si tenemos humildad y disposición de hacerlas. No se trata de un trabajo aislado sino articulado, donde se refleje la sintonía de ideas, de ideales, de amor para con los otros. Enfrentarnos a retos, a limitaciones, pero saber responder desde esa actitud de servicio y unión como equipo misionero. Por lo tanto, puedo decir que aprendí en esencia el valor de un equipo en misiones. 

Pero lo más trascendente en este proceso, fue sin duda, el compartir con la gente. Aprender de los niños, de los jóvenes y de las personas adultas; comprender su estilo de vida y sentirme invitada a valorar cada cosa que tengo. Escuchar a las personas en los visiteos, ser recibidos como “representantes de Dios” me parecía una gran responsabilidad, pero me sentí tan inserta en sus realidades y en sus necesidades. 

El triduo pascual compartido con las comunidades en un ambiente de unión, comunión, devoción, fe y escucha,  me pareció lo más expresivo de la semana, porque ahí en las celebraciones de jueves, viernes y sábado, encontré tradiciones religiosas muy arraigadas, una fe viva y despierta. Apreciar todo lo que implica una inculturación de la fe en una región indígena es una tarea que la iglesia tiene que aprender y vivir. Me sentí contenta y llena de vida de ver una experiencia de Dios profunda desde la simplicidad de las cosas. 

Toda la misión fue un aprendizaje y un compartir, me permitió renovar mi fe y darme cuenta de la tarea tan grande que se tiene cuando llegas a misionar a algún lugar; me sentí interpelada y cuestionada en mi propio testimonio y vivencia de la fe. 

Me siento agradecida con Dios por estos momentos de evangelización, por contribuir con un granito de arena a la extensión del reino, pero también en gratitud con la comunidad de San Ildefonso que abrió sus puertas para recibirnos y mostrarnos lo que significa amar a Dios y a los demás desde la necesidad y realidad que viven. 

Con esta renovación quiero vivir mi fe desde otro ángulo, ir más allá de mis propias ideas y poder tejer cada día un papel de compromiso real con lo que hago y con quienes me rodean, para generar esa transformación. 

Hacer de mi vida una misión constante y un compartir desde lo sencillo que dé testimonio de lo que creo y predico. 

Gracias Señor por esta experiencia y por descubrirte en la sencillez y fe viva de la gente. 

 

Atte: Irene Ponce Romero.

Postulante de las Religiosas de la Asunción 

Una experiencia de abrir la puerta nueva: Misión en Col. Vista Esmeralda, León

By Acontecimientos recientes

Este año tres misioneros vinieron a Vista Esmeralda de sábado13 a Domingo 21 de abril. La pasamos muy bien con el equipo de la colonia. Visitamos algunas casas ofreciendo la bendición de la casa durante tres días. Hubo varios encuentros con las personas que viven ahí. Aprendimos a través de este encuentro cómo abrir el corazón a uno y otro. Muy a menudo los perros de las casas nos asustaron. Aunque nos acercamos a la casa valientemente, a veces las pasamos es que eran muy bravos. Las personas que recibieron la bendición expresaron su fe por su palabra o la manera de ser. Sentimos que nos encontramos con Dios a través de la gente. Luego tuvimos la clase de la catequesis en la tarde. Los niños y niñas jugaron con los misioneros y aprendieron sobre la Semana Santa.

El Jueves Santo, tuvimos la misa en la calle de la tienda de la señora Lula. Y Vigilia de Pascua también en el lugar de la tienda de los jalisiences. Es que querían celebrar la Pascua entre el pueblo que vive ahí. El Viernes Santo, el Via Crucis lo celebramos con los jóvenes del Anexo. Organizaron ellos muy bien. Experimentamos el Evangelio vivo. La Vigilia de la Pascua también fue muy bonita. P. Juan Manuel Buzo celebró el miércoles, el Jueves Santo y la Vigilia de la Pascua para nosotros. Fue la primera vez que venía a esta Colonia. Pero fue un padre muy cercano a la gente. Su homilía fue muy sencilla dialogando con los niños y motivándolos a participar en la misa positivamente. En ese momento los niños cantaron muy bien en voz alta. Se fueron muy satisfechos.

En la mañana del ultimo día, un adolescente expresó que quería ser misionero como ellos. Su deseo nos dió una gran alegría.

Después de 3 semanas una joven misionera, Fernanda, vino a la comunidad con su trabajo. Nos enseñó una cartulina que hizo para integrar y expresar su experiencia de la misión. Es una obra muy bonita. Nos admiramos como trabaja Dios en cada uno. Agradecemos a Dios.

La comunidad de León

Misión en la zona sur de Puebla

By Acontecimientos recientes

MISIÓN EN LA ZONA SUR DE PUEBLA

Hace algunos meses empezamos a trabajar en la zona Sur Chayo y yo. Esta Zona tiene tres Decanatos son Izucar de Matamoros Chautla y Atlixco Nosotras estamos empezando en el Decanato de Chautla. Donde nos recibió el Párroco Rubén, y estuvimos solo unos meses trabajando con él por cierto muy bien. Y lo cambiaron a otra Zona.

Ahora ha llegado otro Párroco Juan Gabriel Mesa y apenas nos estamos ubicando de nuevo. Él es de Chiapas. Y esperamos seguir en ese Decanato y poco a poco con el grupo empezar a visitar los otros dos Decanato de la Zona.

Esta Zona es la más alejada de Puebla ya que está a una hora de Guerrero y es muy caluroso.

En esta Zona se ubica el Ingenio cañero de Atencingo. En estos pueblos de Izúcar de Matamoros, Axochiapan hay grandes extensiones de sembrados de caña.

Nosotras para ir a Jolalpan donde estamos yendo a trabajar con el padre Juan Gabriel y tardamos cinco horas haciendo tres escalas. De Puebla a Izucar de Matamoros de ahí a Axochiapan y luego a Jolalpan.

En el Decanato donde estamos trabajando ahora tiene ocho comunidades:

Cuajinicuila, San Vicente, Mitepec, Xochitepec, Huachinantla, El Salado, Teutla, y Jolalpan donde estamos trabajando con el Padre Juan Gabriel.

Ahora en Semana Santa para esos lugares llegaron 180 misioneros de la Universidad de la Salle.

A nosotras nos mandaron al pueblito de Cuajinicuila y San Vicente que solo los divide una barranca con 11 jóvenes 6 mujeres y cinco hombres. Muy buena experiencia y complementariedad. Ellos apreciaron nuestro trabajo ya que no sabían cómo llevar todas las celebraciones. El padre solo fue el Domingo de Ramos.

En estos pueblitos su trabajo es en el campo. Tienen vacas, borregos, caballos, puercos. Muchas de las familias están en Estados Unidos.

La escuelita se les cayó en el terremoto del 19 de Septiembre. Hay muy pocos niños en Primaria. 6 niños de Kinder y los demás de primaria total son trece y llega solo una maestra para todos. Esto es en Cuajinicuila. Y en San Vicente hay una secundaria Rural con un solo maestro para los poquitos niños que hay de cada grado.

En la parte religiosa se nota que están muy abandonados, hay una señora que les ayuda a prepararlos para la primera comunión y confirmación. La gente va muy poco a la capilla a la misa que les celebra el padre cada 8 días. Lo notamos los días que estuvimos en la misión. Lunes, martes, miércoles en las pláticas ya para las celebración de los días santos ya aparecieron más. Sobre todo para el Via – Crucis.

En estos dos ranchos Cuajinicuila y San Vicente todos son familiares. Estas tierras son comunales y algunas particulares.

Algunas fotos de la Misión donde estuvimos en Semana Santa:

Misiones San Ildefonso -Tepozán, Querétaro

By Acontecimientos recientes

Video

Una experiencia de misiones

Por: Edith Pedroza

Estuvimos en dos comunidades en el municipio de Amealco, en la parte de san Idelfonso. Nos fuimos de misioneros, como parte de la actividad pastoral del colegio, con un grupo de 20 adolescentes de 12 a 16 años que están en un proceso de crecimiento cristiano.

Mi labor, junto con los 7 acompañantes, fue la de organizar las dinámicas, ayudar a los chavos a preparar sus catequesis, acompañarlos en el visiteo por las casas y, de manera especial, a los domicilios de los enfermos a fin de que no se “apanicaran” o, de repente, no supieran cómo reaccionar ante algunas situaciones.

La preparación de este grupo fue de varios martes en torno a su ser cristiano y también en la espiritualidad de la Asunción en la que están siendo formados. La preparación próxima se dio en un retiro de dos días donde los chicos recorrieron el sentido de cada uno de los días santos, entraron en contacto con las catequesis y organizaron comisiones para la liturgia de la Semana Mayor.

Algunos de los grandes logros en nuestro equipo fueron la mirada sensible, a través del acercamiento físico, a una realidad difícil de nuestro pueblo que vive la pobreza y la enfermedad como algo ordinario, constatar la diferencia injusta entre los diversos estratos sociales y ver en primera fila los niveles de marginación en el que viven algunas comunidades cercanas a nosotros.

En el contexto de las comunidades visitadas encontramos una fuerte presencia de Iglesias protestantes, experimentamos cierta hostilidad de las personas que no comparten la fe de la misma manera que nosotros. Mientras nosotros organizábamos los horarios, otros programaron un evento en esos días santos dificultando la asistencia de la gente a las celebraciones.

Percibimos, y experimentamos, una fuerte fe de las comunidades que alimentó nuestro grupo durante la Semana Santa. Una persona que tiene hermanos protestantes comentó acerca de lo difícil que es vivir la fe entre las críticas de la propia familia, sin embargo, también pudimos constatar la alegría y entusiasmo, la fortaleza y convicción con la que vive su fe católica, especialmente en momentos como los días santos.

Definitivamente volveríamos a ir, esta experiencia del Señor resucitado es para nosotros una inyección de fe, de alegría y de esperanza, no hay otra manera que describa mejor esto, es una invitación del Señor a permanecer firmes y permanecer fuertes en la fe de la resurrección, a pesar de las dificultades, porque éstas, y tampoco la muerte, tiene la última palabra.

“Para ser misionero hay que conjugar muchos verbos, sobre todo amar, en todos los tiempos y a todas las personas” Félix de Jesús Rougier

Renace la esperanza, la vida surge, crece el amor. Florece la alegría en medio del pueblo pues JESÚS RESUCITÓ (Canto del tiempo Pascual)

“Para ser misionero hay que conjugar muchos verbos, sobre todo amar, en todos los tiempos y a todas las personas” Félix de Jesús Rougier

Renace la esperanza, la vida surge, crece el amor. Florece la alegría en medio del pueblo pues JESÚS RESUCITÓ (Canto del tiempo Pascual)

Como no creer en Cristo vivo

.

Por: Héctor Vázquez

Cómo no creer en Cristo vivo, cuando veo a los sacerdotes in persona Christi Capitis (en persona de Cristo Cabeza), guiarnos por todas las actividades de la semana Santa, con diligencia y entusiasmo, a pesar de las largas y extenuantes jornadas, en ocasiones yendo y viniendo en diferentes lugares el mismo día; cuando los hermanos servidores, también sin descanso, están al pendiente de los detalles para que todo se lleve a cabo sin problema y de manera solemne. Cómo no creer en Cristo vivo, cuando tantos y tantos hombres, mujeres, jóvenes y niños, haciendo eco de ser una Iglesia en salida y de puertas abiertas, van misionando por distintos lugares, sin importar el cansancio o las incomodidades, llevando el amor de Cristo en estos días para aquellos hermanos que no pueden, por su situación geográfica o social, asistir a las celebraciones de semana Santa. Cómo no creer en Cristo vivo, cuando nos reunimos y recorremos las calles de cualquier lugar, compartiendo junto con Cristo su viacrucis, viviendo y reflexionando conscientemente mi participación en el sufrimiento de nuestro Señor en esos momentos, y cómo me reflejo en aquellos que estaban presentes en el camino al calvario, haciéndolo vida hoy. Cómo no creer en Cristo vivo, cuando nos unimos en oración para pedir por aquellos que han sido llamados a la presencia del Señor en estos días santos, o por los que se encuentran enfermos en casa o en una cama de hospital, cuando los consideramos parte de nosotros en esos momentos de verdad, sufrimiento y dolor, cuando nos unimos a los familiares para interceder ante nuestro Señor por ellos.

Cómo no creer en Cristo vivo, cuando realizamos todo esto todos los días de nuestra vida, con la fe y la conciencia de nuestra decisión fundamental, ¡creer
en un Dios vivo! porque Cristo resucitó, verdaderamente resucitó; como dijo San Agustín: “hay un presente de las cosas pasadas, un presente de las cosas presentes, un presente de las cosas futuras”, lo que nos lleva a decir en este caso, Cristo vive, ayer, hoy y mañana.

Cristo vive, en la medida en que lo dejemos vivir en nosotros, en la medida en que lo demos a conocer a los demás, en la medida en que tratemos de llegar a lo que nos decía San Pablo: “ya no soy yo quien vive, sino es Cristo quien vive en mi”.

Cómo no creer en Cristo vivo cuando percibimos el amor de Dios a través de nuestros sacerdotes y ellos perciben ese mismo amor a través de nuestro cariño, compromiso y cercanía.

¡Cristo vive!, ¡Cristo resucitó!, ¡verdaderamente resucitó! y está entre nosotros todos los días…