Category

Acontecimientos 2015

Acontecimientos del año 2015

Noticias del CPAE 2015

By Acontecimientos 2015

Noticias del CPAE 2015

 

Se preguntarán qué es el CPAE y por qué les podría interesar tener noticias de él.

Pues es el CONSEJO PERMAMENTE DE ASUNCIÓN JUNTOS (ASSOMPTION ENSEMBLE).

Deben saber que existe la Asunción en más de 30 países en el mundo y que en todos estos países, incluyendo México, somos muchos los laicos que nos nutrimos de la espiritualidad asuncionista.

En estos grupos ASUNCIÓN JUNTOS, oramos, estudiamos y trabajamos JUNTO CON LAS RELIGIOSAS. Somos alumnos, ex-alumnos, maestros presentes o pasados, padres de familia, amigos; cualquier persona que se sienta cercana a Santa Ma. Eugenia Milleret y que quiera crecer espiritualmente con el carisma Asunción.

Pues el CPAE es un equipo de 6 laicos que representamos todos los países donde existe el Asunción JUNTO CON las 5 religiosas del Consejo General, con base en París.

Nos comunicamos regularmente gracias a la tecnología moderna y nos vemos una vez al año. La primera reunión

del equipo actual fue en París, en el mes de septiembre del 2015.

En la foto superior:

RELIGIOSAS: Sr. Françoise, Mayi, Carmen, Marjo, Martine;
LAICOS: Tere Moguel (México), Tere Ortuño (España), Bubut Neri (Filipinas), Catherine Ansieu (Francia), Luiz Fernando Orsini (Brasil);
Innocent Ndayisaba (Africa) no pudo conseguir la visa para viajar.

Visita de M. Martine Tapsobba

By Acontecimientos 2015 No Comments



Visita de M. Martine Tapsoba y M. Mayi Ramírez


[vc_empty_space height=»8″]
[vc_single_image image=»3470″ img_size=»400×600″ alignment=»center» style=»vc_box_shadow_3d» css_animation=»top-to-bottom»]

Preparamos con gran alegría, fe e ilusión en cada una de nuestras obras y comunidades la visita de M. Martine y M. Mayi, del 10 al 5 de febrero del 2015.

Tuvieron la oportunidad de conocer toda la provincia, de tener contacto con cada una de las hermanas, de visitar las cuatro obras educativas y las dos inserciones.

Nos ha sorprendido gratamente la acogida y el cariño de la gente para recibir a las hermanas del Consejo en la nueva comunidad de León, donde apenas tenemos seis meses de haber llegado.

Dentro de nuestra asamblea provincial celebramos el año dedicado a la vida consagrada y el jubileo de 50 años de votos de nuestra hermana Julia Guadalupe y la entrada al postulantado de M.Margarita.

El 4 de febrero, dentro de una Eucaristía donde estuvo presente toda la provincia y laicos de ayer y de hoy de las seis comunidades, M. Martine abrió el año jubilar con motivo de los 60 años de presencia de la Asunción en México. También en esa ceremonia cuatro nuevas personas recibieron la cruz de laicos asunción.

En los encuentros con ellas percibimos siempre actitudes de escucha, cercanía, sencillez, y estímulo. Su paso nos ha dejado confirmaciones, llamadas y nuevos retos en el proceso de Reestructuración que estamos viviendo y dentro del contexto crítico de nuestro país.

Agradecemos a Dios tantas bendiciones recibidas a través de su paso entre nosotras, por tanta vida recogida en esta memoria de los 60 años y por los eventos de celebración que vamos a seguir teniendo en los próximos meses:

60 alegrías que regalar,
60 experiencias que compartir,
60 momentos que celebrar,
60 formas de agradecer,
60 sueños por realizar y
60 recuerdos por compartir.

Mensaje por los 60 años del Asunción en México

By Acontecimientos 2015

Mensaje por los 60 años de La Asunción en México

[vc_empty_space height=»8px»]
[vc_single_image image=»102″ img_size=»300×336″ alignment=»center»]
Sr. Martine Tapsoba
Superiora General

Es una gran alegría para mí estar con ustedes en este día de apertura oficial de los 60 años de La Asunción en México. Recuerdo la celebración de los 50 años como si fuera ayer. No participé en la misma, pero como era Provincial al mismo tiempo que la hermana Brigitte, ella nos mostró unas diapositivas que aún recuerdo.

Como una familia, la Congregación tiene la edad de sus miembros, es decir es joven y mayor al mismo tiempo. En este año cumplirá 176 años en abril y al mismo tiempo tiene 150 años en España y 60 en México. En Octubre del año pasado celebró 25 años en la República Democrática del Congo, 20 años en Lituania el 21 de enero, celebrará 15 años en el Tchad este año, etc. ¡Qué maravilla! ¡Nuestra Congregación es madura, bella y joven a la vez!

¡A los 60 años, se pasa a otra etapa: no somos tan mayores, pero tampoco tan jóvenes! Es una etapa aleccionadora y de sabiduría, etapa donde podemos reconsiderar la vida con tranquilidad, con el deseo de darle el lugar a las más jóvenes y de estar cercanas para acompañar. Es lo que se vive realmente cuando vemos que en nuestras grandes escuelas de Águilas, Querétaro y Carrasco hay laicos que han asumido responsabilidades, para no citar más que este ejemplo. Los 60, es también la etapa donde podemos soñar, atrevernos, esperar y confiar, incluso en medio de sacrificios.

A los 60 años la vida comienza en realidad, porque no asimilamos los sueños a la realidad. Sin embargo, no perdemos la aptitud para emprender algo nuevo. Es la edad donde nos volvemos más prudentes y cuidadosos para sopesar los riesgos, pensando en el bien de los otros que nos han sido confiados. Es también la edad donde se vive a fondo la fecundidad de nuestras vidas, de una manera más profunda y simple. Aprendemos entonces la paciencia y, como lo canta tan bien Tino Rossi, cantante francés, «la vida empieza a los 60, cuando podemos por fin tomar el tiempo para responder a las preguntas que nos hacemos… cuando despertamos cantando, con una voz nueva a toda prueba… cuando tenemos aún todo por hacer y cada instante se convierte en un nuevo inicio…»

El recorrido que hemos hecho por La Asunción de México durante estas tres semanas nos confirma en la verdad de lo que acabo de decir. La Provincia ha tomado un nuevo giro, nuevos brotes surgen a través del compromiso de los laicos y de las hermanas más jóvenes, nuevas misiones nos llaman a salir de los caminos conocidos, poco a poco llegan nuevas vocaciones… Todo esto me permite decir de su Provincia, con el salmista: «Envejecida; vuelve a florecer, mantiene su savia y verdor, para proclamar: El Señor es justo! Sin dudar en Dios, mi roca «(Sal 9: 15-16)

Es con mucha confianza y alegría que les deseo un feliz 60 aniversario en esta apertura del año jubilar. Qué el Señor les conceda otros 60 nuevos años de vida y compromiso para el crecimiento del Reino. Declaro abierto el año jubilar.

México, 4 de febrero del 2015.

Sr. Martine TAPSOBA,
Superiora General.

60 años

By Acontecimientos 2015

60 años de las Religiosas de La Asunción en México

[vc_empty_space]
[vc_single_image image=»377″ img_size=»300″ alignment=»center» css_animation=»top-to-bottom»]

La Asunción en nuestro país es como un granito de mostaza, que puesta en las manos de Dios, se multiplica para hacer fecundo el Reino en nuestra sociedad.

¿Cómo llegó La Asunción a México? Nuestra Congregación llegó providencialmente por intervención del P. Méndez Medina, jesuita, que nos conocía de San Salvador y deseaba ese tipo de educación y de vida religiosa en su patria. Él nos envió las primeras vocaciones mexicanas que se formaron en Bélgica, donde estaba el noviciado internacional de La Asunción en ese momento… Fue muy importante también la petición del Arzobispo de México Mons. Darío Miranda, que nos conoció en La Asunción de los Estados Unidos.

En su paso por París pidió a la superiora general M. Marie Denyse que se estableciera una comunidad en México. Así pues las hermanas llegaron el 8 de Diciembre de 1954 y gracias al apoyo de la familia de la Madre María Luisa Cervantes de la Congregación de Jesús María, fueron hospedadas ellas los primeros meses en su casa de Tlalpan… El colegio se abrió dos meses después en Febrero de 1955.

Los comienzos no fueron fáciles pero el dinamismo de las hermanas y la colaboración de los laicos, desde el principio, ayudaron a vencer los obstáculos.

Nuestra primera obra fue establecer el colegio de Águilas que se fue consolidando poco a poco y lo vemos hoy muy transformado, nutrido de niños y jóvenes y con una gran cantidad de laicos comprometidos.

Pero La Asunción siempre ha tenido la inquietud, nacida del Concilio Vaticano II, de abrir nuevos horizontes y de servir en otros campos apostólicos, acompañando también a los más necesitados. Nació enseguida la escuela de extensión en la calle Cóndor para los más desfavorecidos de los alrededores, apoyada por Águilas. Esta comunidad, después de cumplir su misión, se trasladó más a la periferia de la ciudad. Desde entonces estamos colaborando con la Parroquia de San Pedro Apóstol en Tlalpan y de ahí, con el apoyo de alumnos y exalumnas, se abrieron las escuelas de Peña Pobre y Carrasco.

Más tarde algunas antiguas alumnas, en particular la Sra. Pita Fernández Urquiza al llegar a Querétaro, pidieron llevar allá una comunidad de La Asunción, para educar a sus hijos, abriéndose otro colegio en esta ciudad.

Más adelante, por contacto de las alumnas de Qro., se abrió una nueva inserción en San Ildefonso, entre nuestros hermanos otomíes, viviendo feliz una comunidad hasta el día de hoy, compartiendo sus alegrías y sus penas, acompañándolos a ser agentes de su propia liberación.

Años después se fundó una comunidad en Jalisco en un pueblo llamado Concepción de Buenos Aires donde se trabajó por unos años en la pastoral parroquial y formación de catequistas y jóvenes. Con esta comunidad, donde en este momento ya no estamos, han quedado fuertes lazos de amistad.

Hace 16 años abrimos una comunidad en Puebla donde trabajamos en la pastoral juvenil y vocacional colaborando con la Arquidiócesis. Ahí han estudiado varias hermanas y, felizmente, han llegado varias vocaciones que hoy están aquí entre nosotros.

Finalmente, nos alegramos de la recién nacida comunidad de León, Gto.

Desde hace 6 meses estamos iniciando nuestra colaboración en la pastoral educativa y parroquial en una colonia de escasos recursos de la periferia de la ciudad, llamada las Joyas.

En total somos 6 comunidades el día de hoy y estamos viendo la posibilidad de apoyar una nueva presencia en Cuba unidas con La Asunción del Continente Latino-americano.

La Asunción en nuestro país es como un granito de mostaza,… pequeña,… pero que, puesta en las manos de Dios, se multiplica para hacer fecundo el Reino en nuestra sociedad.

¿Qué significa pues cumplir 60 años en este 2015 en el contexto de México y del mundo?

Es un tiempo de agradecer, de celebrar, de evaluar, de dejarnos interpelar y de una gran responsabilidad mirando hacia adelante, para seguir “aportando nuestra piedra en la construcción del Reino” (como decía Sta. Ma. Eugenia), a través de una “Educación transformadora”, y contribuir así al desarrollo de una sociedad pacífica, justa y solidaria, que pone en primer lugar la dignidad de todo ser humano.

Esta labor no es posible sin cada uno de los laicos. Renovémonos pues con todas estas gracias que estamos recibiendo hoy por nuestro año Jubilar, para continuar nuestro camino con un impulso nuevo, hacia muchos años más, con el favor de Dios.