Anuncio de la fusión de Sor Danièle Duvillier

Religiosas Agustinas de
Nuestra Señora de París
68, rue des Plantes
75014 Paris

París, 11 de agosto 2016

“Proclama mi alma la grandeza del Señor
Se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador”

Muy queridas hermanas:

En Vísperas de la fiesta de La Asunción, tengo la gran alegría de anunciarles que acabamos de recibir el Decreto por el que la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, procede a la fusión de nuestra Congregación con las Religiosas de La Asunción.

“La Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, después de haber leído con atención la carta de aceptación de parte de la Superiora general del Instituto de las Religiosas de La Asunción del 21 de noviembre de 2015, tras haber estudiado cuidadosamente la petición y obtenido el acuerdo favorable del Congreso el 27 de julio de 2016, por el presente Decreto decide, según el canon 582 la fusión del Instituto de las Religiosas de Nuestra Señora de París, con el Instituto de las Religiosas de La Asunción. 

Todas las Hermanas del Instituto de Religiosas Agustinas de Nuestra Señora de París que pasen al Instituto de las Religiosas de La Asunción, permanecen en su condición canónica actual. No es necesario, por tanto, que hagan de nuevo su profesión religiosa”.

(Extracto del Decreto dado en el Vaticano el 6 de agosto 2016 en la fiesta de la Transfiguración del Señor)

En oración confiada y con esperanza hemos esperado mucho tiempo este decreto; con alegría y acción de gracias, lo recibimos de la Iglesia.

Nos volvemos con agradecimiento hacia las Religiosas de La Asunción que nos acogen fraternalmente y que, durante todos estos años de camino, han desplegado tanta energía para permitirnos entrar en el carisma de La Asunción, manifestándonos un gran respeto para hacer comunión juntas. Desde ahora ya formamos una sola Congregación.

Bajo la inspiración del Espíritu, gracias a su confianza y a su oración perseverante, la Congregación ha caminado con Fe. Se lo agradecemos profundamente. Ahora la misión confiada a nuestro Consejo durante el Capítulo del 2006 se ha cumplido. Paso el relevo a Sr. Martine Tapsoba y a su Consejo.

Se nos abre un camino de transformación-transfiguración. Dejemos que la Regla de Vida penetre nuestros corazones y nuestras actitudes, dejémonos desplazar para convertirnos con todas nuestras fuerzas en Religiosas de La Asunción y recibamos con admiración a las Hermanas de todos los continentes: acojamos en nuestra oración su apostolado, sus dificultades, los acontecimientos felices de cada Provincia.

Podemos ahora prepararnos a celebrar este gran acontecimiento de la fusión para dar gracias por el camino recorrido, para compartir nuestra alegría en Iglesia y “abrazar el futuro con Esperanza”.

Se mantienen las fechas que nuestros dos Consejos habían pensado:

Será la Región de Madagascar que celebrará la primera este acontecimiento el 28 de agosto, al mismo tiempo que las bodas de plata de las Hermanas Jeannette, Jacqueline Marie Madeleine y Salbine.

Sr. Martine Tapsoba viaja el 23 de agosto acompañada de Sr. Jeanine Bertrand, que nos representará a todas. Estaremos en gran comunión con las Hermanas de la Región.

La comunidad de Guinea se integra a la Provincia de África del Oeste que verá como celebrar.

En Francia, la misa de acción de gracias se celebrará el sábado 1 de octubre en la Iglesia St. Pierre de Montrouge (París), mientras el 30 de septiembre en Auteuil habrá una Vigilia de oración. El equipo de preparación nos dará más precisiones.

Con alegría y confianza nos ponemos en manos del Señor para este nuevo comienzo y nos apoyamos en la intercesión de Sta. María Eugenia y de San Agustín.

“Dios conduce todo y nunca mano más amorosa ni más sabia, puede guiar nuestro destino” (Sta. María Eugenia)

“Mira a Aquel que te conduce…

El que te conduce marcha ante ti

Ama a quien te conduce…” (S. Agustín)

La Fiesta de La Asunción está ya cerca; por primera vez la vamos a celebrar como un solo Cuerpo-Congregación.

Con María, Madre de la Iglesia, elevada a la gloria del Cielo, cantamos ¡MAGNIFICAT!

Con todo mi afecto fraternal
Sor Danièle DUVILLIER